Cartuchos Maxam

Cartuchos Maxam

Muchos cazadores desconocen que cada seis cartuchos de escopeta que se disparan en el mundo, uno de ellos ha sido fabricado por MAXAM, concretamente 550 millones al año.

Texto y fotos: Israel H. Tabernero

Ver artículo completo en PDF

Muchos cazadores desconocen que cada seis cartuchos de escopeta que se disparan en el mundo, uno de ellos ha sido fabricado por MAXAM, concretamente 550 millones al año, que son los que convierten a esta compañía en el primer fabricante de cartucho cargado del mundo y en el segundo en la venta de componentes (vainas, pistones, tacos, pólvoras, etc.) a terceros.

También son muchos los que desconocen que MAXAM, es una compañía española, la antigua Unión Española de Explosivos, que en 2006 cambió su denominación comercial obligada por el rotundo éxito que su expansión internacional experimentó a lo largo de todo el mundo. Gracias a ella, España puede presumir de ser una de las principales potencias mundiales en fabricación de cartuchos. Pero ¿Cómo ha llegado MAXAM a ser el gigante que ahora es?

UN POCO DE HISTORIA

Todo empezó en 1872, cuando Alfred Nobel fundó en Galdácano (Bilbao) la Sociedad Española de Pólvora y Dinamita. Privilegios Alfred Nobel. Aquel fue el punto de partida. 24 años más tarde (en 1896), esta compañía se fusiona con ocho sociedades en todo nuestro país como la Unión Española de Explosivos (UEE). En ese momento inicial la actividad de esta nueva empresa sólo se centra en la fabricación de explosivos aunque no tarda mucho en orientarse al consumidor final y en 1899 fabrica su primer cartucho de caza, línea de actividad que ha mantenido hasta la actualidad.

Otra efeméride importante en la historia de esta compañía es 1911, cuando comienza a fabricar pólvoras militares para la Marina Española. 1970 también representa un punto de inflexión en la vida de UEE, puesto que se fusiona con la Compañía Española de Minas Río Tinto dando lugar a la Unión de Explosivos Río Tinto S.A (ERT). Esta unión perdura 24 años, pero en 1994 UEE comienza su actividad como compañía independiente. En 2001, con la llegada del nuevo siglo, la directiva de la empresa entiende que es hora de crecer y de internacionalizarse, por lo que comienza su desarrollo internacional. El éxito en este proceso hace que UEE deba adaptar una denominación global, por lo que pasa a llamarse MAXAM.

A día de hoy, como ya hemos dicho, es un grupo industrial que lidera la fabricación mundial de cartuchos y sus productos llegan a más de 100 países en los cinco continente. Además de cartuchos, y sus componentes, MAXAM desarrolla, fabrica y comercializa explosivos y material para minerías, productos para la industria de defensa, materias primas clave en la actividad de nitro química (agricultura, por ejemplo) y soluciones en materia de seguridad y en medio ambiente. Es, en resumidas cuentas, una organización global formada por cinco unidades de negocio, más de 140 compañías en los cinco continentes, 6.000 empleados en todo el mundo y con instalaciones fabriles en más de 40 países.

FABRICAS POR TODO EL MUNDO

La expansión de MAXAM le ha permitido absorber marcas legendarias no sólo en España, si no también más allá de nuestra fronteras. Esto hace que fabrique cartuchos en todo el mundo. Desde TROFEO hemos querido ver de cerca una de las factorías de este gigante y para ello hemos acudido a Nanclares de Oca (Álava), para observar de cerca el proceso de producción. Éstas son, quizá, sus instalaciones más emblemáticas para el mercado español, el lugar en el que se cargan cartuchos como Rio o GB. Tiene 40 años de vida y fue comprada por MAXAM a Orbea en 1986. Hoy en día, trabajan 200 operarios en ella.

Lo primero que llama la atención de estas instalaciones es el tamaño que tienen. Hay tres zonas claramente diferenciadas: la de almacenaje (dividido en comercio nacional y comercio internacional), la de cartuchos vacío y la de cartuchos cargado. Iniciamos nuestra visita en la zona del cartucho vacío, donde el personal de MAXAM nos advierte sobre la importancia de nuestra discreción y la imposibilidad de realizar fotografías a nuestro antojo: debemos ceñirnos a sus instrucciones puesto que prácticamente todo su sistema de fabricación es secreto. De hecho, no son habituales estas visitas guiadas y son contadas las personas ajenas a la empresa que acceden a sus instalaciones.

En la primera nave comprobamos cómo se troquela y da forma a los culotes y a las partes metálicas del pistón. Estas ultimas se envían a otra fabrica de explosivos en Galdácano (Vizcaya), donde las ensamblan e incorporan el fulminante que “da vida” al pistón. Unz vez cargado de explosivo, retorna a la fábrica a la espera de ser insertado en una vaina vacía.
La siguiente sección es la de plásticos. En ella se funde, da forma y se cortan todas las partes plásticas del cartucho (la vaina, el taco y la pieza interior ubicada sobre la base del culote).
Una máquina especial coge todas estas partes y las ensambla, incorporándole el pistón al final del proceso. De esta forma el conjunto queda listo para su carga al final de la sección del cartucho vacío.

LA CARGA DEL CARTUCHO

La que quizá es la parte mas llamativa de la empresa para aquel que la visita por primera vez es la de carga de cartucho. Las hileras de maquinas trabajan sin descanso de manera totalmente automática y con una precisión quirúrgica. Reciben la vaina vacía, el taco, la pólvora y el perdigón de manera totalmente independiente y ellas mismas se encargan de combinarlo todo en el cartucho. Además, nada más hacer el cierre de estrella cada cartucho pasa por un rodillo que imprime el logotipo de la marca junto a la información técnica antes de introducirlo en su correspondiente caja de manera automática. Estas máquinas son tan sorprendentes que son capaces de detectar cuándo un cartucho de línea de producción es defectuoso, desechándolo e manera automática y evitando que se introduzca en el embalaje y que Lle al consumidor final. El grado de eficiencia es tal que algunos de estos descartes no presentan irregularidad ninguna para el ojo humano.

Una vez introducidos en sus respectivas cajas, los cartuchos son almacenados a la espera de ser distribuidos. Aproximadamente un 80% de ellos son exportados a todo el mundo. El 20% restante se queda en España, donde pasan a formar parte de inolvidables jornadas para muchos cazadores españoles.

APRECIACIONES SOBRE LOS CARTUCHOS VENATUM, FABRICADOS POR MAXAM PARA LA CAZA DE PERDIZ EN OJEO

Autor: Lucas Urquijo

  • Lo primordial en la caza es la seguridad. El cartucho Venatum está fabricado cumpliendo las más estrictas normas de seguridad y estándares de calidad.
  • Dar una muerte rápida y limpia al pájaro, evitando herirlo o dejarlo de ala debe ser el objetivo de todo cazador deportivo. El plomeo conseguido con el Venatum 30 y 32 grs. es muy uniforme con una dispersión ideal para el ojeo de perdiz.
  • El cartucho Venatum proporciona unos disparos suaves y efectivos a la vez, la pólvora utilizada es rápida pero no en exceso, ofreciendo un retroceso cómodo. Además, los cartuchos están provistos de un taco de corcho dentro del taco contenedor, evitando impactos incómodos y bruscos en la cara y hombro del tirador.
  • Actualmente se está trabajando en el desarrollo del Venatum de 28grs, cartuchos ideal para principios de temporada donde todavía encontramos días con altas temperaturas y la perdiz no está tan fuerte como en pleno invierno.

La posibilidad de poder pedir los cartuchos online www.cartuchosmaxam.com y que sean servidos a domicilio en un plazo de no más de una semana facilita y simplifica enormemente su adquisición.

USO ILEGAL DEL VENENO

¿CÓMO ACTUAR ANTE UN CASO DE ENVENENAMIENTO?

  • No tocar ni mover nada.
  • Llamar inmediatamente al teléfono gratuito SOS VENENO: 900 713 182, desde el que nos asesorarán de cómo actuar y avisarán a las autoridades correspondientes. También, se puede avisar directamente al Seprona (062) o a los Agentes Forestales.
  • Revisar la zona para averiguar si existen más cadáveres o cebos con veneno sin tocar ni mover nada.
  • Si es posible, realizar fotografías de la zona y del cadáver y/o posibles cebos, que puedan servir para constatar los hechos y para evitar intoxicaciones.

Si nuestro perro ha sido intoxicado, como medida de primeros auxilios se le puede hacer vomitar dándole doble agua con sal, a razón de una cucharada sopera por cada 10 kg de peso.

Artículo obtenido de www.trofeocaza.com

Ver artículo completo en PDF